Body Gel de aloe vera de Lixoné

gel de aloe veraQue el Aloe Vera está de moda no puede discutirlo nadie, parece que desde hace pocos años hemos descubierto (o la industria ha querido que descubramos) los grandes beneficios de esta planta aplicada a todo. De hecho ya no sólo hay productos cosméticos con Aloe Vera sino incluso detergentes que presuntamente llevan extracto de éste. La verdad es que fuera de toda duda debería quedar que, en realidad, los componentes de la gelatina de esta planta no sólo es beneficioso para la piel (sorprende su poder cicatrizante), sino que también tiene propiedades beneficiosas para el sistema digestivo e inmunológicas. Pero no es hasta hace relativamente poco que la industria cosmética ha decidido promocionar sus beneficios a gran escala.

En nuestro blog también hemos hablado largo y tendido sobre todo tipo de productos que incluyen el aloe vera como parte de sus componentes (todos ellos englobados dentro del mundo de la higiene o la cosmética).  De hecho, al igual que el resto de compañías internacionales que nos venden estos productos, la industria española también está empezando a apostar fuerte por este componente tan especial, y de hecho, muchas de estas empresas son, además, conscientes de que el consumidor cada vez busca más (dentro de lo posible) que dichos componentes sean lo más naturales posibles, sinó ecológicos.

De la marca Lixoné ya hablamos en un artículo anterior, con ocasión de presentaros el Gel de baño con Aloe Vera (que aún hoy en día sigue siendo mi gel de baño favorito, jejeje), un gel de baño bueno, bonito y barato y además Made in Spain.

Con la grata experiencia de probar dicho gel de baño decidimos también aventurarnos con este nuevo artículo, un body gel de Aloe Vera que, dentro de los productos que se comercializan bajo esta denominación, parecía el menos artificial de todos (por esos colores tan verdes y con tan gelificado aspecto). Y sin alcohol.

Aplicado en gel, el aloe vera posee propiedades hidratantes, calmantes y protectoras de la piel. Además es ideal para después de la depilación, como after shave y after sun. El formato pequeño que te presentamos (150 ml.) es perfecto si tienes intención de irte unos días a la playa, ya que tras varias horas al sol su aplicación relajará el enrojecimiento de tu piel calmando además el dolor. De hecho incluso puedes embarcarlo como equipaje de mano en combinación con el resto de cosméticos que necesites.

El olor que desprende es muy similar al del gel de baño, similar, pero no igual, un aroma fresco que invade tu piel mucho más allá de los típicos 5 minutos que suelen durar este tipo de “potingues“. El dosificador ayuda a decidir la dosis que quieres aplicar. Hay que apuntar, sobretodo, que el aspecto gelatinoso que tiene dentro del envase no se corresponde con el producto en cuestión una vez sale de él. Una vez aplicado el gel, éste se extiende de forma uniforme y la piel lo absorbe de forma rápida, sin formar ni un solo grumo como ocurre con otros productos similares de marcas quizás más conocidas y de las que todos somos capaces de poner nombre.


Si utilizas este tipo de productos y hasta ahora no habías caído que existen empresas españolas que los fabrican, no lo dudes, la próxima vez que acudas al supermercado busca en las estanterías de éste la marca Lixoné, estoy seguro que no te va a decepcionar, un producto hecho en España y además no testado en animales, ¡como debe ser!


Deja un comentario