Marca de Garantía, Certificación Origen “Mins” Made in Spain

sello made in SpainEl actual marco económico y el creciente interés de muchos ciudadanos de nuestro país en consumir productos españoles, ha llevado a algunas empresas a crear sellos de garantía de origen certificada de dichos productos de consumo. Como las empresas productoras, además, han desarrollado a su vez sistemas para que el consumidor no pueda detectar el origen real de lo que están consumiendo, enmascarándolo mediante envasadoras españolas, códigos de barras españoles, etc.; el consumidor se ha visto atrapado en un mar de dudas. ¿Compramos realmente aquello que queremos? ¿Son realmente españoles los productos que consumo?

En este blog no es la primera vez que hablamos de los sellos de garantía de productos españoles, pero quizás sí es la primera vez que hablamos de certificación de origen. Y con la idea de poder dar mayor credibilidad a productores y consumidores, ha nacido la “Marca de Garantía Certificación Origen MINS“. Para el profano en la materia, la Certificación se puede identificar como el proceso legal que se debe llevar a cabo para poder ceder a nuestros productores y fabricantes, el uso de la Marca de Garantía Certificación Origen MINS. Este proceso se realiza en el cumplimiento de la norma europea para certificación de productos y servicios UNE EN ISO/IEC 17065.2012.

Así, ambos reconocen y se reconocen con el distintivo que garantiza legalmente el Origen Español de los productos que cumplen con el reglamento de uso de la marca y que a través de la Certificación en el cumplimiento de la normativa UNE-EN ISO/IEC 17065:2012 da acceso al uso de dicho distintivo concedido.

La Marca de Garantía, ofrece pues a las industrias y sectores que producen en España con materia prima nacional, la posibilidad de poder etiquetar sus productos incorporando el distintivo de la Certificación de “producto español”. De esta forma los productores y fabricantes consiguen así credibilidad frente al consumidor y además diferenciarse de su principal competencia. El “Origen Español” de las etiquetas, ahora sinónimo de producto de calidad frente a otros de importación y bajo coste, dan valor añadido a un producto, consiguiendo confianza, transparencia y seguridad respecto al consumidor. De esta forma, tanto en el consumo interno como en el consumo derivado de la exportación, se consigue dar más veracidad y legalidad a nuestros productos españoles.

Hemos de tener muy claro que actualmente son muchas las empresas que aprovechan el tirón del consumo de productos españoles para defraudar al consumidor, se jactan en el etiquetado de sus productos del origen español de éstos, sin dar más información que esta, sin ningún tipo de garantía ni control. De hecho este blog nació con la idea de preservar y contrastar este tipo de productos y dar un poco más de veracidad al tema del “made in Spain” (además de para impulsar el consumo de éstos). Certificando sus productos legalmente, las empresas ganarían en credibilidad y seguramente los consumidores, convencidos de lo que están comprando, no dudarían ni vacilarían frente a los mostradores de los establecimientos comerciales.


No lo olvides: Consumiendo productos de Origen Español se fomenta el empleo, se evita la deslocalización de nuestras empresas y se crea una base productiva sólida para las próximas generaciones.


10 razones por las que debemos consumir productos locales

Todos tenemos ya muy claro a estas alturas que la clase política ha sido y sigue siendo una de las principales bazas de esta crisis económica, la corrupción ha desvalijado las arcas del Estado y consecuentemente ha mermado el estado del bienestar que tanto nos ha costado a los españoles conseguir. Lo que también tenemos muy claros es que pese a las diferencias entre unos y otros (aupadas, no lo olvidemos, por los diferentes partidos en busca del voto fácil) es que los españoles somos muy solidarios. Ver como desmantelan una fábrica en nuestro país para que la producción se la lleven a uno donde los costes sean más baratos nos duele en el alma, y consecuentemente ver a las familias en paro es todavía más doloroso. De hecho lo estamos sufriendo en nuestras carnes cada día … ¿quién no tiene un familiar ahora mismo apuntado desde hace años a las listas del INEM?

Hecho en España

Estamos acostumbrados a lo que nos tienen acostumbrados, es decir, a decirnos qué debemos comer, cuándo debemos comerlo y porqué. Está claro que las grandes multinacionales tienen mucho poder para hacerlo, por eso apenas aparecen noticias en los medios sobre el consumo local, el de cercanía. El consumo de productos locales, o sea, los procedentes de tu entorno geográfico más cercano posible, contribuye a mantener y desarrollar la economía de la zona, el tejido social que lo envuelve, a preservar el medioambiente y además conlleva otras muchas ventajas que trataremos de ir desgranando en este artículo.

Fomentar y consumir los productos de ámbito local tiene las siguientes ventajas:

  1. Creación de empleo en la zona de actuación (y mantenimiento de los actuales)
  2. Recuperación de espacios de cultivo y consecuentemente revitalización de la economía de la zona
  3. Creación de industria complementaria alrededor de un foco de producción (transformación de productos, etiquetado, etc)
  4. Precios más justos por reducción de los costes de transporte y ausencia de intermediarios
  5. Un euro gastado en productos de cercanía genera el doble para la economía local.
  6. La comida pasa por pocos procesos, en el caso de la agricultura del huerto a la mesa, sin necesidad de almacenarse en grandes contenedores para su transporte y la maduración en cámara. Por lo tanto también sabe mejor porque se recogen en el momento óptimo para su consumo.
  7. Al reducir los costes de transporte el medioambiente también se ve beneficiado por la reducción de gases contaminantes.
  8. Reducción de los embalajes en su transporte. Un producto que viaja poco no debe protegerse tanto, sobretodo si esos productos son de temporada.
  9. La trazabilidad del producto está mucho más focalizada, sabemos de dónde vienen y cómo los han preparado. ¿Sabes los pasos que ha seguido un producto que viene desde China hasta que llegan a tu casa? Cultivo, producción, transformación, almacenaje, envío, aduana, venta y consumo …
  10. Lucha contra los monopolios. ¿Sabías que sobre el 80 % de los productos que se distribuyen en España lo hacen tan sólo entre 10 empresas? (mira esta foto/diagrama) Entre ellas fijan los precios finales y mandan sobre la producción ¿qué queda para el productor? Apoyar a los pequeños productores locales sirve para luchar contra los grandes monopolios.

En esta etapa de nuestras vidas en que la crisis se está cebando con los autónomos y pymes, parece que el gran negocio lo están haciendo las multinacionales a golpe de ajustar los precios y los pagos precisamente a los pequeños productores. Los grandes perjudicados de todo esto somos, a fin de cuentas, los consumidores finales y ciudadanos de a pié. Pero lo que las grandes empresas saben perfectamente (por eso manipulan el consumo) es que al fin y al cabo trabajan para dicho consumidor. Si somos capaces de equilibrar la balanza acabaremos con los monopolios, al fin y al cabo ese poder se lo hemos dado nosotros.


Comparte esta valiosa información, cambia tus hábitos, compra en los establecimientos de tu barrio, averigua de dónde vienen los productos, pierde el tiempo en preguntar al dependiente, investiga y apuesta por nuestros productos, porque así salvarás de la ruina a los que, como tú, quieren ganarse la vida honradamente. ¡Consume productos locales!


La importancia del trasvase Tajo-Segura para la economía española

El trasvase Tajo-Segura es una de aquellas obras de las que mucha gente ha oído hablar pero jamás ha tomado conciencia real sobre ella ni las funciones que desempeña. De hecho se trata de una de las obras hidráulicas de ingeniería más grandes jamás realizadas en territorio español y un referente internacional en cuanto a la cooperación entre cuencas fluviales. Los primeros proyectos datan de 1933 aunque las obras no se iniciaron hasta 1966, dentro del marco de desarrollo económico que caracterizó a la planificación del periodo franquista de los años 60. La obra fue completada en el año 1978. Pero ¿con qué finalidad? ¿qué es el trasvase Tajo-Segura? Bien, como el mismo nombre indica no es más que un trasvase entre los ríos Tajo (a su paso por el embalse de Entrepeña, provincia de Guadalajara y el de Buendía, en Cuenca)  y el Segura, a través de la presa del emblase de El Talave; con el fin de abastecer a la huerta murciana, también conocida como la Huerta de Europa por la gran producción de verduras y hortalizas, a través de casi 300 kilómetros.

Pero no sólo se trata de abastecer grandes extensiones de campo, sino porque además es capaz de asegurar el abastecimiento urbano de las provincias de Alicante y Almería, así como de la comunidad de Murcia, abasteciendo a 2,5 millones de ciudadanos y a más de 3 millones de personas en las épocas de verano, cuando el turismo de la zona hace incrementar a la población.

Gracias a sus 35 años de funcionamiento se ha conseguido que el sector agrículo del sureste español sea clave para la economía del país, manteniendo activamente más de 100.000 empleos a tiempo completo, claro que si nos ponemos a calcular el empleo indirecto podemos estar hablando de los 300.000 puestos de trabajo (incluyendo los generados por el turismo). Además aporta, de forma agregada un total de 2.364 millones de euros al PIB, lo cual supone una gran fuente de ingresos para el Estado procedente de esta rica zona en agricultora, la cual nutre el trasvase. Cabe destacar precisamente que un 6% de las exportaciones españolas procede de productos hortofrutícolas, de las cuales más del 35% de dichas exportaciones salen de esta zona en particular (algo que sin dicho trasvase sería imposible).

En la siguiente infografía (podéis hacer click en ella para verla mejor) se detalla un poco mejor la historia, ventajas y repercusiones de dicho trasvase.

Trasvase Tajo-Segura

Recientemente además, se ha publicado un vídeo donde se explica perfectamente qué es, objetivos que persigue y repercusiones económicas finales de dicha obra que sigue siendo el motor de la economía de toda una región. ¿Quién no ha oído hablar de la huerta murciana y de sus excelentes productos?

Reiteramos el impacto económica que dicha infraestructura tiene, no ya para las regiones afectadas, sino para el correcto desarrollo de la economía española, de la cual dependen varios sectores como el de la producción agrícola (abasteciendo a un total de 147.276 hectáreas de cultivos), la comercialización y trasnformación de los productos hortofrutícolas que se sacan de dichos cultivos, la transformación de productos como conservas, zumos, mermeladas, etc, la exportación de dichos productos y, como no, el turismo, uno de los principales sectores del sureste de España que se ven favorecidos por el trasvase para el abastecimiento de agua necesario para cubrir la demanda en épocas de masiva afluencia de turistas.


Así pues, cada vez que oigáis por la televisión, por la radio o leáis en un medio escrito alguna noticia sobre el trasvase Tajo-Segura al menos que sepáis de qué va el tema …


Campaña de donación de alimentos en Mercadona

Bancos de alimentos España

Si hay algo que no podemos ignorar hoy en día es que la crisis se está cebando de manera incesante en nuestro país, los políticos inoperantes son incapaces de atajar los problemas de los españoles y parecen estar más preocupados por sus chanchullos que por otras cosas más importantes. El ahogo a que nos tiene sometidos la Unión Europea con su plan de ajustes están haciendo mella entre los más desfavorecidos, y no sólo con ellos sino que la clase media está empezando a notar dichos efectos. No es una aberración pues decir, que tras 50 años, España vuelve a pasar hambre.

Y son precisamente las iniciativas de empresas, ciudadanos anónimos y organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro los que están intentando sacar las castañas del fuego con sus aportaciones para que las entidades sociales puedan abastecerse de productos de primera necesidad y posteriormente repartir dichos productos a las personas que están atravesando una situación tan difícil.

Es por ello que los Bancos de Alimentos de Andalucía, Cataluña, Aragón, Castellón y Tenerife han organizado una recogida masiva de alimentos en colaboración con la cadena de supermercados Mercadona. Empresa que ya ha aportado 2.500 carros de comida (casi 150 toneladas) a dicho Banco de alimentos y que anima a sus clientes a sumarse desde hoy día 30 hasta mañana día 1 de diciembre a esta iniciativa de reabastecimiento de productos por parte de los diferentes bancos de alimentos.

De esta forma, Mercadona ha ofrecido como puntos de recogida 217 supermercados situados en dichas comunidades y han puesto a su disposición, además, su logística para transportar los productos que se recojan hasta los almacenes.


Por otro lado, el Banco de alimentos de Madrid, paralelamente ha organizado también una “operación kilo” (el sábado en la población de Alcorcón) en los tres supermercados Mercadona como puntos calientes de recogida de alimentos. La colaboración ciudadana en este aspecto es muy importante y la rapidez con que se ejecute será primordial. Es por ello que os pedimos máxima difusión para que todos podamos aportar nuestro granito de arena. Recuerda que, tal y como está la situación de nuestro país, mañana podrías ser tú el que estuviera pidiendo en una esquina. ¡Solidaridad!


Elite Gourmet: el sello gourmet para productos españoles

Desde hace varios años España está reconocida en todo el mundo por tener la mejor cocina de autor, desbancando por completo a la generación anterior de cocineros franceses. A dichos cocineros de fama mundial hemos de sumar una cocina tradicional y regional muy variada de la que muy pocos países pueden presumir. Y relacionada con esta cocina muy pocas son también las personas que realmente somos conscientes de la calidad de la materia prima de la que disponemos en nuestro país. Tampoco la imagen de dichos productos en el exterior goza de la relevancia que debería, pues desde hace tiempo ha primado desde España una exportación basada en la cantidad y no en la calidad. Y es justo por ello, para potenciar y posicionar las bebidas y alimentos españoles al justo lugar que les corresponde, que nace Elite Gourmet.

Sello calidad elite gourmet

En el año 2010, Elite Gourmet presentó el primer sello que certificca la calidad y excelencia de alimentos y bebidas gourmet de origen 100% español. Con ello se pretende amparar y promocionar una serie de productos de primerísima calidad dentro del marco de la gastronomía mundial y así posicionar la marca España, sus productos (alimentos y bebidas) y la cultura que debería preceder al consumo de éstos. En la actualidad Elite Gourmet cuenta con 38 productos de alta calidad que destacan con el vistobueno de su certificación. Como todo sello de certificación que se precie Elite Gourmet aspira a ser una fuente de información imprescindible sobre los alimentos y bebidas españoles y también sobre las mejores maneras de consumirlos. Elite Gourmet es una Asociación Cultural sin ánimo de lucro en la que participan aquellas empresas que desean contribuir a incrementar el prestigio de la gastronomía española en el mundo a través de la materia prima que ofrecen.

Aunque la mayoría de productos gastronómicos españoles pueden ser considerados de primer nivel (aceites de oliva, jamón, vinos, quesos, etc) es necesario diferenciar aquellos que gozan de más prestigio y puedan ser considerados productos “gourmet”. En este sentido el sello de calidad que concede Elite Gourmet se aplica a alimentos y bebidas singulares y de calidad excepcional (no a empresas), que representen el top de cada una de las gamas de su familia. Pero no sólo un producto es destacado por su excepcionalidad, sino que debe ser analizado por un comité de cata que analizará además cada uno de los productos desde un punto de vista nutricional (no en vano mantiene una estrecha colaboración con la Fundación Española de la Nutrición).

Podemos afirmar que los productos gourmet son alimentos de alta calidad que suelen cumplir, al menos, con una de las siguientes características: carácter único, procesamiento particular (generalmente más manual y tradicional), diseño muy cuidado u oferta limitada. En definitiva, si es gourmet es porque está en el “el top de su categoría”, sin que esto implique que sea caro o desconocido. Con esta premisa y cumpliendo el requisito “100% español” Elite Gourmet tiene en cartera productos españoles de primerísima calidad que van desde el caviar (hecho con esturiones criados en el Parque Natural del Delta del Ebro), pasando por excluivas conservas de pescado y marisco, ibéricos (jamón de bellota, lomo, chorizo, salsichón, etc), terrinas de ganso ibérico en paté, rillete o sobrasada, quesos, espárragos, pimientos, postres, aceite de oliva, cavas, vinos blancos, rosados y tintos, etc.


Una nutrición saludable no está reñida con una alimentación de gran valor gastronómico, y nuestro país tiene gran cantidad de productos que deberían ser reconocidos tanto nacional como internacionalmente, para ello cuando vayas a comprar alimentos o bebidas para una ocasión especial (ahora que se acercan las Navidades) fíjate en su certificación D.O., que sean 100% españoles y si tienen el sello Elite Gourmet; con ello te estarás asegurando de que dicho producto es español, de primerísima calidad y que ha sido reconocido como producto “gourmet”.


Incongruencias del famoso código de barras 84

Desde hace muchos años corre el rumor de que en los códigos de barras de los productos podemos identificar los productos españoles de los que no lo son. Nada más lejos de la realidad. El código en cuestión (el código de barras EAN-13) contiene 13 cifras, 12 que identifican al producto y otro que se denomina dígito de control. Los dos primeros números son lo que nos interesan para demostrar la incongruencia y desmontar un mito que muchas instituciones y medios informativos (con poco conocimiento) han puesto en la cabeza de muchos consumidores. Nosotros nos hemos propuesto desmontar la estrategia comercial de muchos fabricantes que han utilizado (y siguen utilizando) este código para enmascarar la procedencia del producto que queremos comprar.

Código de barras 84

Código 84 en producto elaborado en Bélgica

En este caso, el código 84 sería el resultante de juntar los dos primeros dígitos; los cuales identifican al país de origen de dicho código. OJO! dicho número está identificando a un producto cuyo código es de origen español, lo cual no quiere decir que el producto sea español, ni esté hecho en España ni siquiera que esté comercializado por una empresa española. En nuestro país (igual que en el resto del mundo) existen varias empresas que tramitan este tipo de códigos de barras EAN-13, las más importante es precisamente una de las que asigna a sus clientes el famoso código 84 (AECOCver simbología EAN-13), pero como es evidente entre sus clientes no sólo hay empresas españolas (que es lo más común) sino que también las hay del resto de países de Europa. Así al comprar un artículo que en su código de barras incluye el famoso código 84 podríamos estar comprando un producto de una empresa que esté al otro lado del mundo y que simplemente haya solicitado la asignación de su código de barras a través de una empresa española.

Para no caer en la fácil tentación del consumo de productos con el código 84 impreso hay que estar muy atento a cualquier tipo de señal dentro del envase que nos de alguna pista sobre su verdadero origen. Es tarea dificil adivinar la procedencia real de un producto ya que en ningún sitio se especifica la necesidad de etiquetar la procedencia ya no del producto sino incluso de sus materias primas. Es una manera de dificultar la comprensión del consumidor, de mitigar el ansia de conciencia por consumir aquello que realmente quiere consumir. Es algo que a las empresas no les interesa en absoluto. Incluso las grandes empresas que lucen orgullosas el “made in Spain” tampoco nos dirán donde han comprado las materias primas con las que fabrican sus productos.

código 84 en EAN-13

No obstante, que el proceso de fabricación esté situado en España ya es un punto a nuestro favor, aunque no nos garantiza nada más. Muchas veces os encontraréis con incongruencias totales como por ejemplo el bacalao congelado de Mercadona que está envasado en China, pero no os dirá de dónde ha salido el bacalao. La empresa que lo comercializa es española, pero ¿de dónde viene dicho bacalao? pues esto sucede con todos los productos. Es por ello que queremos desmitificar desde estas lineas la leyenda urbana que rodea al famoso código 84. ¿Garantías de que dicho producto sea español? Ninguna. Puede ser una pista pero habrá que indagar un poquito más.

Fijaos en la foto de más arriba, la primera. El código de barras empieza con 84 y corresponde a la mantequilla de marca blanca de Carrefour, el código de barras se encuentra en la parte inferior del envase, si sólo nos quedáramos con dicha información diríamos: bien, contiene el código 84, es español. Pero si seguimos buscando, en el lateral nos encontraremos que ha sido “elaborado y envasado en Bélgica“. ¿Sorprendidos? Hay que tener los ojos bien abiertos porque las marcas están para ganar dinero, y si pueden hacernos pasar un producto por otro para así ganar cuota de mercado lo harán sin dudarlo. Es por ello que los consumidores (los verdaderos interesados) debemos tener la constancia de mirar bien lo que compramos y hacer lo posible por presionar al mercado de que etiquete correctamente los productos.


Sólo ejerciendo esta presión y exigiendo el control del origen de los productos que consumimos conseguiremos apoyar 100% a los productos de nuestro país y con ello mejorar las condiciones de trabajo y ampliaciones de plantilla de los trabajadores de nuestras fábricas. EEUU lo ha hecho siempre, incluso protegiendo con carga de aranceles a los productos que vienen de otros países, esto hace que los suyos sean más baratos. Recordad: no os quedéis con lo superficial, indagad siempre hasta el final. Sólo queremos productos 100% españoles. ¿O no?


Eticae Nuestras Marcas: el sello que distingue a los productos y marcas españolas

Que los españoles cada vez somos más conscientes de que el consumo de productos nacionales y servicios españoles es importante para nuestra economía es ya un hecho contrastado. Los conceptos mil veces repetidos en este blog sobre el Made in Spain y la Marca España están más en auge que nunca “gracias” a los cambios económicos y sociales que estamos experimentando en estos últimos años. Quizás sea el afán de proteccionismo, la solidaridad con las empresas españolas, la buena calidad de nuestros productos, etc… pero de la consecuencia directa de esta tendencia surge la demanda tanto de fabricantes como de los propios consumidores de un distintivo que facilite la rápida identificación de los productos y marcas 100% españolas.

Todos sabemos que actualmente el etiquetado es algo ambiguo, miramos y remiramos, nos fijamos en el código 84 junto al código de barras (cosa que no garantiza la nacionalidad del producto), el código ES, el típico “fabricado en ...”, pero nada nos garantiza que dicho producto sea español. Y a raíz de dicha ambigüedad nace la iniciativa del sello “Eticae Nuestras Marcas“. Dicha etiqueta nace para proporcionar al consumidor una mayor y mejor información sobre la procedencia de las marcas que consume o tiene intención de consumir; y de cara a los fabricantes un premio por su compromiso en el desarrollo de nuestra economía y contribución social a través de dicha compra.

Sello Eticae

¿Cuáles son los objetivos de Eticae Nuestras Marcas? La misión y principales objetivos son:

  • Acercar las marcas españolas a los consumidores
  • Concienciar de la importancia de dichas empresas en nuestro desarrollo económico y social
  • Reforzar la imagen positiva de nuestras marcas
  • Ser una plataforma de encuentro con los principales distribuidores
  • Lograr la máxima difusión por parte de los diferentes actores de comunicación.

Eticae es un sello de concesión exclusiva a los productos y servicios de las empresas españolas comprometidas con lo de aquí. Para poder optar a dicho sello, las empresas, marcas, productos y/o servicios deben cumplir con los requisitos reflejados en el Reglamento de Concesión, tales como:

  • Empresas españolas comprometidas, con localización de sus departamentos, administración y gerencia en España.
  • Marcas propias o licenciadas por otras empresas españolas, sobre las que se poseen derechos de utilización. En el caso de productos, marcas de libre distribución con al menos un 50% de facturación en puntos de venta independientes.
  • Productos españoles, fabricados, elaborados o procesados en España.
  • Servicios comercializados, desarrollados y prestados dentro del territorio español.
  • Servicios que debido a sus peculiaridades han de ser prestados fuera del territorio español, pero con organización central y comercialización en España.

Este tipo de iniciativas llevan desarrollándose desde hace tiempo en muchos otros países con gran éxito entre los consumidores. Las empresas españoles cuentan en gran medida con el apoyo de sus conciudadanos, pero a la hora de comunicar al consumidor la procedencia del producto fallan. No sabemos si por miedo al fracaso, si por la verguenza de la que hablábamos en nuestro artículo sobre la mala gestión de la marca España o por simple estrategia comercial. El hecho es que el consumidor está empezando a demandar producto nacional y el mercado debe saber satisfacerle, porque el consumidor al fin y al cabo es el que tiene el poder de decisión y la última palabra para comprar lo que desea. Y está claro que lo que está deseando es que le digan si un producto es español o no lo es. Así de claro. Si una empresa no sabe satisfacer dicha necesidad informativa está claro que el consumidor toma una decisión a favor de lo que está buscando. Y esa es la diferencia que un sello como Eticae puede satisfacer. La confianza y seguridad de que un producto es español.


Esperemos que esta fenomenal iniciativa cuente con el apoyo de las marcas, productos y empresas, ya que los consumidores sí sabemos lo que queremos, y no es otra cosa que decantar la balanza de nuestras compras hacia el producto nacional, porque de esta forma favorecemos que nuestra economía pueda salir a flote, que los empresarios puedan contratar mano de obra en nuestro país y que muchas familias sigan llevándose algo que comer a final de mes. No lo pienses, consume productos españoles.


La mala gestión de la marca España

De sobras y por todos conocidos es el viejo dicho de que “Nadie es profeta en su tierra” y que a muchas personas, marcas y empresas les cuesta despegar en sus propios países más que en el extranjero. Pero este viejo dicho también tiene sus limitaciones. Y dichas limitaciones vienen superadas por el marketing que hacen las empresas para mejorar la imagen de dichos productos, marcas, personas, etc. Algo esencial dentro del mundo de los negocios es saber venderse a los demás, ya sea fuera o dentro de nuestras fronteras. Cuando uno piensa en productos alemanes piensa en “robustez”, cuando uno lo hace enfocado a los productos italianos piensa en “diseño”, … ¿qué pasa cuando uno piensa en productos españoles? ¿qué se os viene a la cabeza? una imagen poco definida ¿verdad? Eso nos pasa por nuestro complejo de inferioridad y el marketing que utilizó el régimen franquista durante los años 60: “Spain is different” (fiesta, paella, toros); una de las mejores campañas de marketing y publicidad que jamás ha salido de nuestras fronteras y que, desgraciadamente, todavía hoy perdura. Y digo desgraciadamente porque España ha evolucionado mucho desde entonces, y nuestros productos también.

Hubo un tiempo en que España sólo tenía un canal de televisión y éste acaparaba toda la audiencia del país. La novedad de la caja tonta inducía a una especie de “pensamiento único”, lo que decía la tele era “la verdad”. Y empezó el anti-marketing contra todo lo español. Fue el génesis de los lemas “hecho en Estados Unidos”, “importado de Alemania”, los famosos caldos Knorr “la sopa de calidad Suiza”, etc. Lo de fuera primaba sobre todo lo demás. Los españoles queríamos productos de importación (y todavía hoy damos preferencia también a marcas extranjeras sobre marcas nacionales) y los directores de marketing de las pocas agencias de publicidad españolas sabían cómo vendernos dichos productos.

A día de hoy, aquellas reminiscencias del pasado siguen golpeando una y otra vez nuestras decisiones de compra; aunque sea de forma inconsciente. ¿Os acordáis cuando éramos pequeños y jugábamos con las siglas de las marcas? Un ejemplo: RENFE (Rogamos Empujen Nuestros Ferrocarriles Estropeados). Este es el claro ejemplo de lo que quiero decir. Durante muchos años nos inculcaron que la calidad de los productos de importación eran mejores que los que teníamos en casa. Acabábamos de salir de una férrea dictadura y los españoles querían aparentar que las cosas les iban bien. Coches deportivos americanos, gafas italianas, ropa inglesa, etc. En cierto modo es comprensible.

Pero a día de hoy, pese a los pocos esfuerzos que hacen los diferentes Gobiernos de España a la hora de reforzar nuestra marca tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, los productos españoles generan confianza en el exterior. Tenemos productos que se exportan a medio mundo (y ya no hablo de la fruta y la verdura), sino de otros muchos productos que son punteros en su sector. ¿Por qué no reforzar la marca España localmente? Y no hablo de las campañas televisivas emprendidas por las televisiones privadas para satisfacer a sus grandes clientes (muchos de los cuales no tributan en España y ocultan dinero en paraísos fiscales. Me refiero a reforzar la visión positivia tanto del consumo de productos españoles como de su producción en nuestro país (y no en terceros más económicos). Acciones que animen a las fábricas y empresarios a lucir orgullosamente en los envases un “Hecho en España“, al estilo americano “proudly made in USA” (Hecho con orgullo en Estados Unidos); ¿no estamos orgullosos de lo que hacemos? Precisamente muchos nos quejamos de los americanos, de su orgullo, de su desfachatez, de sus aires de superioridad, etc… pero si algo han logrado es hacer sentir de manera única que son diferentes, que sus productos son los mejores y que América está por delante de todo el mundo. Y todo ello gracias al marketing.


¿Y nosotros? ¿No somos capaces de admitir que nosotros también lo somos? ¿Tenemos que ir arrastrando el sentimiento de inferioridad europea que se forjó durante el franquismo? Pues todo ello empieza por nosotros mismos, si no apoyamos a nuestras marcas, nuestros productos, las empresas con capital español que invierte su dinero e impuestos en nuestro país, ¿qué esperamos? O protegemos localmente nuestros intereses o nadie va a hacerlo por nosotros.