¿Y qué pasa con las marcas españolas que fabrican fuera?

A la hora de montar este blog me surgió una pregunta que es inevitable ¿qué pasa con las marcas españolas que mandan fabricar en el extranjero? Como todos sabemos muchos empresarios se han apuntado al barco de la reducción de costes y mandan parte de la producción a países como China, Pakistán, Marruecos, India, etc.. Estos países que fueron considerados países emergentes ahora tienen un mercado interno que abastecer y los empresarios españoles se están empezando a dar cuenta de que las empresas de este tipo de países ya no son tan beligerantes en su trato con el resto del mundo. Tienen un mercado interno que abastecer y están empezando (ellos mismos) a cuidar de sus intereses. Casi lo contrario que España lleva haciendo desde hace años. En vez de procurar materia prima y mano de obra en nuestro país vamos a tercero a que nos solucionen la papeleta a un precio más económico.

Y, como decía, a la hora de montar este blog, esta pregunta me acechaba (y lo sigue haciendo) ya que por un lado la empresa es de constitución española pero al ceder parte de su producción a terceros países lo que está provocando es la destrucción de empleo en nuestro país. Pero claro, si dicha empresa está tributando sus impuestos en España por otra parte estamos ayudando a que se generen ingresos por parte del Estado. O sea, por una parte es correcto, pero por otra no.

Pero ya rizando el rizo (y esto ya es más dificil saberlo) hay empresas de capital español que produce en el extranjero, que tiene tiendas en España pero queencima, tributa en el extranjero, o sea, que realmente no estamos generando otra cosa que empleo local (en tiendas). El caso de Zara es uno de ellos, y recientemente el de la cadena Desigual que ha fijado su sede fiscal en Holanda para ahorrarse impuestos pese a tener sus oficinas centrales en Barcelona.

Aparte de la manifiesta insolidaridad hay otro tema que es el de la deslocalización de la marca y productos, así como el problema del transporte. Evidentemente no es lo mismo transportar un cargamento de zapatos desde China a Barcelona, que de Valencia a Barcelona. No sólo por el coste económico que ello acarrea, sino también por el impacto ecológico que supone dicho desplazamiento. Y esto es algo que, afortunadamente, algunos empresarios españoles están empezando a analizar. Claro, porque la gasolina es cada vez más cara y eso en un futuro va a repercutir en los costes (no es porque les preocupe el tema ecológico…)

Para mí esto no es más que el perfecto ejemplo de que los mismos españoles (empezando por los empresarios y su avariciosa postura) somos los primeros en desviar la atención en nuestro propio país. Damos trabajo a empresas extranjeras, en países extranjeros, y cuando generamos el producto lo vendemos en España y tributamos los impuestos en otro país extranjero. Son muchas las empresas que están realizando estas prácticas y muchos los consumidores que deberíamos tomar buena nota de ello.


En lo que ocupa a este blog intentaremos NO promocionar este tipo de empresas que no se solidarizan con el resto de españoles, aunque también es verdad, que pese a nuestras indagaciones habrá empresas y productos que nos van a meter algún gol, es por ello que recurrimos a la ayuda del usuario. Si estamos promocionando algún producto o marca española que desvía en más de un 25% su producción o paga impuestos en otro país que no sea España agradeceremos el comentario. Ya sabemos que es muy difícil encontrar una empresa (que las hay, ojo) que no externalice alguna de sus funciones o algún producto o subproducto, pero lo que no consentiremos es que una marca “Made in Spain” externalice todas y cada una de sus gestiones y que encima pague impuestos en otro país. Si todos los españoles hiciéramos boicot a este tipo de productos por ser insolidarios con nuestra economía creo que otro gallo cantaría…

¿Qué opináis vosotros?


Deja un comentario