Proyecto de ayuda animal Quissos.org

Abrimos hoy un nuevo espacio en nuestro blog con la redacción de este artículo. Son muchas las marcas que están teniendo cabida en este blog de productos españoles, y al igual que hemos dado espacio a las pymes españolas para presentarnos sus empresas o productos también hemos querido brindar la oportunidad de dar a conocer a nuestra audiencia otro tipo de proyectos del que, como españoles, sentirnos orgullosos. Y este tipo de proyectos que queremos presentar son los que día a día luchan por subsistir y no caer en el olvido, y lo consiguen en gran parte gracias a ciudadanos anónimos que siguen creyendo en ellos y aportan los medios necesarios para que sigan sobreviviendo.

ayuda animalEn este blog somos grandes amantes de los animales, y como habréis constatado varias veces solemos dar siempre preferencia a los productos no testados en animales frente a otros; es difícil encontrarlos, pero cuando lo hacemos los publicamos sin mayor dilación en este blog. Y como amantes de los animales no podíamos dejar pasar la oportunidad de daros a conocer un proyecto que está empezando a dar sus frutos en cuanto a materia de ayuda animal. La crisis nos ha dejado a todos más tiesos que la mojama (producto muy español, por cierto), pero no menos cierto es que los otros grandes sufridores de la crisis son las mascotas que durante años han vivido refugiadas en casa de sus dueños. La crisis se está está cebando con nuestro país y, en consecuencia, los más desfavorecidos también están pasándolo mal, sufriendo el abandono y la ira de los más desalmados.

En España hay cientos de refugios, perreras y centros animalistas que intentan en mayor o menor medida recoger esos perros y gatos abandonados para evitar que mueran atropellados en una carretera o mueran por desnutrición en una cuneta. Los animales no entienden por qué el ser humano puede ser tan cruel cuando ellos, con una mirada, son capaces de entregar su vida entera para proteger a su dueño. Y conscientes de que la cosa está muy mal, y de que los diferentes centros de protección animal están colapsados y apenas sin recursos (evidentemente la administración gubernamental de este país jamás moverá un dedo), nace una iniciativa en España para ayudar a los que ayudan.

El concepto es sencillo, a través de Quissos.org aquellas personas que deciden hacer una donación (dinero, mantas, comida, accesorios, etc) lo hacen de forma directa a esta asociación. En última instancia ellos son los que deciden hacia dónde se envía cada cosa en función de las necesidades y características de cada centro o refugio de animales. El tema no queda sólo allí sino que regularmente a través de su página web (www.quissos.org) y de sus redes sociales (Facebook, twitter, etc) van publicando fotos y pequeños artículos con información de sus acciones. Así los donantes pueden ver y cerciorarse de que su ayuda acaba donde realmente se necesita. El trato personalizado y directo hace de este proyecto de ayuda animal algo íntimo, humano y real. Muchas veces nos preguntamos ¿a dónde irán esos 30 euros que he donado en concepto de tal o cual cosa? Nunca lo sabremos. En este caso no. Y eso es lo que realmente motiva a la hora de hacer donaciones, saber qué se hace y se deja de hacer con aquello que hemos donado.

Si tú también eres de los que ayudarían pero no sabe como hacerlo, en Quissos.org te dan tres opciones que no sólo se amoldan a tu economía sino también a tu manera de proceder con este tipo de acciones. Puedes hacer una donación de varias maneras:

  • A través de su cuenta en Teaming con la donación de sólo 1 euro al mes
  • Mandando un SMS al 25532 con la palabra QUISSOS (sólo Vodafone. Movistar y Orange)
  • Haciendo una donación a través de PayPal
  • Comprando en su tienda online
  • O directamente contactando con ellos a través de su web para entregar cualquier tipo de material, comida, correas, mantas, etc.


Nos satisface empezar esta nueva sección de la web con un proyecto solidario que permite a miles de perros y gatos sin hogar gozar de una vida alternativa a la callejera mientras esperan ansiosos a que un alma caritativa pueda acogerlos en su hogar. Desde estas líneas nos enorgullece ayudar a quien ayuda a ayudar a los animales (valga la triple redundancia), y le deseamos a este proyecto larga vida. Por el bien de nuestros hermanos los animales.


Deja un comentario