Champú de color cobrizo Nirvel

Champú de color NirvelNirvel es una de las muchas marcas españolas que ofrecen buenos productos profesional para el cabello a precios competitivos. Fundada en Alcoy en 1979, tiene a sus espaldas ya más de 30 años de experiencia en el desarrollo de todo tipo de artículos de peluquería: tintes, champús, mascarillas, linea solar, etc…

Uno de las lineas más interesantes de esta marca es la linea de color, que nos proporciona desde productos para decolorar hasta limpiadores especiales para manchas de tinte, pasando por coloración permanente y semipermanente, espumas, champus, mascarillas, correctores y protectores de color, artículos más que suficientes para cubrir todas las necesidades del cabello teñido.

El champú de color cobrizo de Nirvel está indicado para reavivar los colores de los tintes o de cabellos que están desteñidos y mantenerlos brillantes y con las tonalidades vibrantes, así como para aportar un tono más radiante a los cabellos cobrizos naturales.

Su base detergente no aniónica y sus activos acondicionadores junto con los Colorantes puros brillantes suman como resultado el cuidado perfecto para mantener el color entre tinte y tinte con carácter acumulativo, de manera que a medida que vamos usando el champú más y más veces la cantidad de pigmento que se deposita sobre el cabello es cada vez mayor. El modo de empleo es el mismo que con cualquier otro champú: aplicar y emulsionar el champú sobre el cabello mojado, aclarar y proceder a una nueva aplicación dejando actuar el producto de 3 a 5 minutos para luego aclarar abundantemente con agua. Es aconsejable utilizar guantes de plástico y enjuagar la bañera, ducha o lavabo inmediatamente, ya que el pigmento puede llegar a teñir las piezas del cuarto de baño (doy fé de ello).

La textura de este champú es algo chiclosa, con lo cual no es exactamente fácil de repartir por el cabello y es necesario utilizar bastante cantidad para una misma aplicación. El color es completamente cobre, anaranjado y algo tornasolado. Al empezar a masajear se observa rapidamente que hace mucha espuma y que esta es de color naranja. Al aclarar el agua cae teñida y aunque se recomienda dejar que actúe durante unos minutos, es igualmente efectivo si se aclara rápidamente. Una vez aclarada la espuma es aconsejable usar acondicionador para ayudar a desenredar el cabello.

Champú hecho en España¿Se nota realmente la diferencia entre usar este champú o usar uno cualquiera? Sí. El color del tinte se mantiene aceptable durante mucho más tiempo, efecto que se multiplica si además se usa la mascarilla de color de la misma gama. Y no es que en sí mismo el champú tiña el cabello, es que con ese mínimo de color que deposita en cada aplicación consigue contrarrestar el color que perdemos en cada lavado.

El formato de este champú se presenta en botella cilíndrica con tapón de rosca de 250 ml., los cuales no acaban de cundir demasiado porque hay que usar bastante cantidad de producto cada vez ya que la propia textura del producto no es nada fluída y hay que presionar bastante para dispensar el champú por la boquilla, lo cual puede ocasionar que salga más producto de la cuenta o que salga demasiado poco y tengamos que repetir la aplicación y en resumen habremos usado más de la cuenta en cualquier caso.

Otra caractística interesante de este champú es que lleva incoporado filtro solar en su composición, lo cual es muy útil sobretodo en verano.

Otra cosa muy atractiva es el precio: la botella de 250ml cuesta 3.95€ (en tiendas especializadas), quien sea aficionado a usar productos profesionales ya se habrá dado cuenta de que ese precio es muy pero que muy competitivo respecto a otras marcas similares y con las mismas prestaciones.
Esta variedad de champú de color también está disponible en otros tonos: caoba, marrón, gris, cobrizo dorado, dorado y beige, para cubrir cualquier tonalidad de cabello.


Totalmente recomendable, una alternativa «made in spain» a otros productos similares de marcas mucho más reconocidas y que tenemos siempre al alcance de la mano en cualquier supermercado, ya sabes, de los que no paran de salir por televisión y de los cuáles no vamos a hacer publicidad nombrándolos.