Bacon ahumado con madera de haya La Selva

Bacon ahumado La Selva
Bacon sin lactosa

Son muchas las personas que actualmente sufren de algún trastorno digestivo como la intolerancia a la lactosa o al glúten, y la verdad es que es bastante dificil seguir una dieta estricta ante estos trastornos que últimamente empiezan a ser tan comunes en nuestra sociedad de consumo. Es por ello que desde nuestro blog de productos españoles hemos tomado conciencia sobre esta necesidad e intentamos aportar nuestro granito de arena para que, a la vez que promocionamos productos hechos en España, la gente con estas necesidades específicas pueda encontrar aquellos productos que necesita para alimentarse correctamente sin sufrir las nefastas consecuencias de romper su dieta nula en lactosa o gluten.

En este caso los productos de la marca La Selva (Joaquim Albertí, S.A., una empresa de Campllong, Girona) se caracterizan precisamente por su elaboración libre de gluten (de hecho se autodenominan como «empresa sin gluten»). La empresa, de origen familiar, fue antaño una modesta carnicería que empezó en el año 1917 bajo las órdenes de Josep Albertí Lapedra, de allí emigraron a El Carpio (Córdoba) en 1934 donde montaron un moderno matadero, pero la Guerra Civil les obligó a retomar sus orígenes nuevamente. Una historia como la de cualquiera de nuestros abuelos, tradición y actualmente modernidad que se une a través de las diferentes generaciones. Una empresa de alta charcutería que se especializa sobretodo en el jamón cocido, así como bacon y diferentes productos derivados del cerdo.

Además de vender directamente en charcuterías (donde podemos comprar sus productos a granel) también podemos encontrarlo al corte y empaquetado en lonchas (como vemos en la foto) y en el caso que nos ocupa: el Bacon ahumado con madera de haya sin gluten y sin lactosa que se presenta en un paquete de 200 grs.

Un bacon ahumado elaborado sin colorantes; de fácil manipulación y con un envase de fácil apertura que mantiene los cortes en buenas condiciones hasta su consumo final. Ideal para consumir en cortos espacios de tiempo ya que si no se conserva correctamente (al ser un producto perecedero) puede echarse a perder fácilmente. Su conservación recomendada está se sitúa entre los 0 y los 5ºC. Como todos los productos derivados del cerdo se recomienda cocer o freir antes de su consumo.

Si bien los expertos en dieta mediterránea aconsejan no abusar del consumo de carne, también es cierto que la carne del cerdo es un producto totalmente mediterráneo. La matanza del cerdo ha sido, durante siglos, uno de los acontecimientos familiares más importantes del año. Además el valor nutritivo de la carne es tan indudable como los beneficios de su consumo equilibrado (como todo en la vida) ya que contienen hierro y proteínas de alto valor biológico.

Como hemos dicho, el bacon La Selva sin gluten ni lactosa puedes encontrarlo en cualquier charcutería especializada (venta a granel) o en supermercados como Mercadona donde lo hemos encontrado nosotros a un precio aproximado de 1,89 euros. Ya sabes, si eres celíaco (intolerancia al gluten que es una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada, la avena y el centeno. La ingesta de gluten provoca a los celíacos una lesión en las vellosidades del intestino delgado, que afecta a su capacidad de absorción de los nutrientes de los alimentos. A muchos fiambres, para el que no lo sepa les añaden féculas o almidones de trigo, maíz y patata.) o si tienes intolerancia a la lactosa y te pirras por un plato típicamente español como unos buenos huevos fritos con bacon, ahora puedes consumirlos sin miedo a que te afecten al organismo. Un ejemplo de cocina española elaborada a base de productos 100% hechos en España.


Pizzas tradicionales de Casa Tarradellas

Los productos de la Casa Tarradellas son el perfecto ejemplo de que calidad y tradición pueden ir ligados de la mano a «gran escala». Y con gran escala me refiero a que a lo largo de los años, un producto que era reconocido en toda Cataluña ha ido expandiéndose en toda España gracias precisamente a ese buen hacer que siempre ha caracterizado a la marca en sus elaboraciones. Y, como no, los productos estrellas (que en su origen fueron los patés y los embutidos) han ido evolucionando hasta el que quizás todos conocemos (porque en un momento u otro hemos consumido): las Pizzas de Casa Tarradellas.

pizzas frescas

pizzas frescas

Las pizzas frescas de la casa Tarrdellas se caracterizan por su gran variedad de gustos y tamaños, y por su innovación en cuanto a nuevos gustos y sabores. Presente en todas las secciones de «frescos» n todos los supermercados de España (grandes y pequeños) y por ser fabricante además para otras marcas como Hacendado (la marca de los productos Mercadona). Su rigurosidad en cuanto a la calidad de sus materias primas (provenientes del cultivo tradicional de la comarca de Osona, en Girona, Cataluña) le han hecho valedora de varios certificados ISO, EMAS y OHSAS.

Casa Tarradellas (como hemos dicho antes) nació en la comarca de Osona (Vic-Girona) como una empresa cárnica (al estilo del Area de Guissona), pero por las inquietudes de la marca y las constantes innovaciones hicieron el salto a constituirse como empresa de alimentación, con el sonado lanzamiento de las pizzas frescas (lo que decía antes del producto estrella) y mas tarde ofreciendo otros productos que no existían en el mercado. Pero lo importante cuando se tiende a la innovación es no descuidar los productos que te han hecho llegar al «estrellato», y de eso son conscientes en Casa Tarradellas. Es por ello que junto a las tradicionales pizzas de Jamón y Queso, las 4 quesos, la Barbacoa, la pizza Romana y, comono, la famosa Margarita, Casa Tarrdellas ha puesto en marcha nuevas pizzas como la Pizza Peperoni, la Pizza Mediterranea, la Carbonara o la Pizza de Pollo macerado con pimientos braseados y perlas de queso emental (que en realidad es la que nos ha «inspirado» a la hora de escribir esta mención en el apartado de productos de alimentación españoles).

Para conseguir una óptima cocción de la pizza, es recomendable precalentar el horno a 220ºC durante unos 10 ó 15 minutos. Retirar el envoltorio y colocar la pizza en la rejilla metálica del horno a media altura. Finalmente cocer la pizza durante unos 5-8 minutos o hasta que veamos que la masa está ligeramente dorada. Aunque las pizzas ya vienen completamente condimentadas no está de más (al menos yo suelo hacerlo) añadirle un poco de queso al gusto o incluso hierbas aromáticas como orégano o pesto fresco.


Puedes encontrar las pizzas de Casa Tarradellas en cualquier supermercado, nosotros los hemos encontrado en supermercados como LIDL, Mercadona o Carrefour a un precio de entre los 2,04 euros (la Margarita, por ejemplo) a los 2,54 euros (las últimas novedades como la de Peperoni o la Pizza de Pollo). Ya sabes, la próxima vez que vayas a un supermercado no te dejes engañar por «el auténtico sabor americano«, porque la pizza es un auténtico plato mediterráneo; y sobre la dieta mediterránea en España sabemos un rato. Y de calidad también, así que opta por productos elaborados en España, por empresas españolas. En este caso, las pizzas frescas de la Casa Tarradellas son una excelente opción.