Trops: aguacates españoles made in Málaga

aguacate españolEl consumo de aguacates se remonta a cientos de años atrás, ligado al descubrimiento del Nuevo Continente americano. De hecho esta fruta carnosa es de origen mexicano y cuenta la leyenda mesoamericana que el “ahuacatl” (que traducido significa “testículo“) tenía connotaciones eróticas, incluso en la mitología prehispánica se cuenta que fue el mismísimo Dios Quetzalcoatl quien ofreciera a los toltecas la receta del guacamole, tan apreciado por muchos de nosotros hoy en día. Una fruta con decenas de propiedades que ha traspasado fronteras. Es más, desde hace pocas décadas en la región malagueña de Axarquía se llevan produciendo más de 40.000 toneladas de esta peculiar fruta tropical.

Y es extraño pensar que una fruta tropical como el aguacate que necesita de unos cuidados un tanto extremos se haya adaptado fenomenalmente a las tierras de la Costa del Sol, y tanto es así que la producción no deja de crecer, y ante el aumento de la demanda europea (que ya es alta de por sí) el mercado USA acaba de abrirse tras varios años de papeleo. Esto hace que la producción pueda crecer más y la exportación de esta fruta pueda irse camino de vuelta, de donde vino.

El aguacate español, como ya hemos afirmado, es “made in Málaga“, aunque en alguna región granadina también se cultive, y en su mayoría, los agricultores pasan por Trops, una Organización de Productores de Frutas y Hortalizas fundada en 1979 y que actualmente cuenta con más de 1.800 agricultores asociados. Ellos son quienes se encargan de comercializar el producto; en este caso Felipe Aguacate, una marca simpática que el otro día encontramos en la frutería del barrio a precio mucho más asequible que el aguacate a granel (seguramente de importación) y que enseguida nos cautivó, por la simpatía de la marca y, evidentemente, por su origen patrio.

Pese a que la producción española de aguacate empieza a ser destacada (y ahora ante la apertura de puertas a la exportación norteamericana deberemos serlo más) tenemos duros competidores en Europa en países como Chile e Israel, que han incrementado los rendimientos por explotación a 12.000 kilos por hectárea frente a los 7.000 kilos por hectárea de los productores españoles. Y aunque es un mercado relativamente nuevo para nosotros, la verdad es que empezamos a destacar frente al resto de competidores, no en vano el aguacate español se paga en Europa un 30% más que el de otros países.

Aunque ha de quedar claro que Trops no sólo comercializa aguacates españoles, ojo, pero lo que sí es de agradecer es que lo etiqueten como es debido cuando la procedencia es de un lugar o de otro, así los consumidores somos los que tomamos la decisión final sobre lo que queremos comprar y consumir. De hecho Trops vende actualmente sus productos (entre los que se encuentra también el mango, producido en España) a varios países europeos como Francia, Reino Unido o Suiza; ya sea en fruterías, supermercados o en cadenas de alimentación.


El nuevo mercado donde orientar esfuerzos es el norteamericano, donde países como Chile, Perú y México ya están exportando sus aguacates desde hace años. Pero en este caso el mercado USA no es más que un apoyo para vender los excedentes que Europa sea incapaz de absorber, supongo que conscientes de que es un mercado donde será difícil competir por el bajo precio que seguramente ofrezcan estos países.

Así pues, cuando vayáis a la frutería fijaos en que los aguacates tengan origen español no sólo para, de esta forma, apoyar a los productores del sur del país, sino porque con el producto de proximidad también estás ayudando a reducir el CO2 y de paso ayudas al medio ambiente, que la cosa anda un poco mal, ya lo sabes. ¿Te animas a probar un aguacate español? Nosotros ya lo hemos hecho y he de decir que no tienen nada que envidiar a los de importación.


Deja un comentario