Zumo de naranja exprimida Vitafit (LIDL)

zumo naranja LIDLCuando pensamos en naranjas es inevitable pensar en Valencia, en sol, salud, … el hipnótico color de una naranja recién exprimida, el aroma dulce que desprende, … es España. Las naranjas son el producto por excelencia del país Mediterráneo, una fruta que crece arropada por una tierra cálida y regada por una inconstante lluvia que deja impregnada la tierra de sentimientos encontrados, de nostalgia por aquellos zumos de naranja que nuestra madre preparaba en casa.

Hoy en día, sin embargo, el ajetreo no nos permite vivir tan relajadamente como cuando éramos pequeños, las naranjas (hay que decirlo) no tienen la misma calidad, la gran mayoría son maduradas en grandes cámaras y las otras vienen de países como Sudáfrica, donde la maduración se hace durante el transporte. El resultado de estos métodos es una fruta insípida, de cartón, sin ese aroma que desprende un fruto recién cortado del árbol. Y qué decir de las vitaminas, fibra, etc que aportan.

Y ya cuando hablamos de zumos de naranja envasados se nos escapa la risa. Y digo que se nos escapa la risa porque la mayoría de estos zumos (en los de naranja es donde se nota más) saben a cualquier cosa menos a la fruta que se representa en el envase. Para muestra un botón: cerrad los ojos y recordad el último zumo de naranja que tomásteis en un hotel. Extraño ¿verdad? Hagamos una regresión y comparémoslo con esos zumos de la infancia … siniestro ¿verdad? Siempre he pensado que no tiene que ser tan difícil comercializar un zumo de naranja en condiciones, de hecho se trata de coger una naranja y exprimirla. Si yo se hacerlo en mi casa ¿por qué la industria es incapaz de hacerlo? La respuesta es sencilla, no pueden comercializar zumo 100% de naranja porque les saldría muy caro, con lo cual añaden agua. Tal cual.

zumo naranja EspañaSi leéis en los envases de las grandes marcas que ahora mismo nos vienen a la cabeza y que no voy a nombrar por pertenecer todas a grandes grupos multinacionales no españoles (pero estoy que seguro que todos conocéis sobradamente) podréis leer algo como “20% de zumo de naranja“. ¿A que sí? Si tenemos un 20% de zumo de naranja … ¿qué es el resto? Agua añadida con acidulantes, sabores, etc. Lo de siempre: le llaman Zumo natural.

Y ante toda la avalancha de zumos que hay en el mercado a veces te encuentras sorpresas, y precisamente el supermercado de las sorpresas (en mi caso) se llama LIDL. Hay productos que te sorprenden agradablemente, y muchos de ellos además, son españoles. Este supermercado se está poniendo las pilas con el tema del etiquetado de los productos españoles, y de hecho en muchos de ellos podemos encontrar el “sello” Origen 100% España (como puede apreciarse en la foto que acompaña este artículo).

La sorpresa que os decía no viene del hecho que sea un producto español, sino que además de serlo, es un zumo en condiciones. Es un zumo exprimido, con algo de pulpa, con sabor a naranja y no a cosas raras. Evidentemente no iguala a un zumo recién exprimido en casa con naranjas compradas en la frutería, … ¡pero se le parece mucho!


Una excelente opción a la hora de realizar la compra, si tenéis un LIDL cerca de casa probadlo, estoy seguro que no os va a decepcionar. Un producto español que le da tres vueltas a cualquier zumito envasado que sale por la tele. ¿Lo malo? LIDL no es español, aún así ayudamos que dicho supermercado se nutra de productos elaborados en nuestro país, eso supone dinero para los productores nacionales que repercute en la mano de obra, impuestos, etc. Lo de siempre, el pez que se muerde la cola.


Vino tinto Campo Viejo Rioja Tempranillo: sabor español

Vino tinto Campo Viejo

Vino tinto Campo Viejo

Si hay algo de lo que podemos presumir los españoles precisamente es del vino. Los vinos españoles gozan de gran prestigio en todo el mundo y es muy valorado por famosos gourmets y enólogos. Pero de un tiempo a esta parte, no se si por la economía, o si por otros intereses, están empezando a proliferar en los supermercados vinos procedentes del resto de Europa, Sudamérica (Chile sobretodo) y hasta de Sudáfrica. Y digo yo, a ver, centrémonos. ¿Qué pasa con los vinos españoles? Es evidente que hay vinos de 15 euros y vinos de euro y medio, ¿pero realmente pensamos que un vino sudafricano de 2 euros será mejor a cualquier vino español de dos euros? Yo sinceramente no me lo creo.

La prueba os la traigo hoy con un vino de calidad, un vino español de La Rioja (cuna de grandes y exquisitos vinos) de la variedad Tempranillo: Campo Viejo. Un vino que sigue el método tradicional de La Rioja: despalillado, estrujado y posteriormente el prensado, pasando después a fermentar el mosto resultante a temperatura controlada. Un vino de color rubí y aromas a frutas rojas que en boca resulta fresco y frutal. Un vino tinto ideal para acompañar todo tipo de asados, quesos, caza y arroces.

Campo Viejo nace en el año 1959 de la mano de dos bodegueros riojanos con gran cultura sobre el vino y su tratamiento. El nombre de las bodegas “Campo Viejo” proviene del paraje conocido con el mismo nombre  en el que uno de los bodegueros había pasado su niñez. El primero de los vinos de dicha bodega (situada en Aldanueva de Ebro, en pleno corazón de La Rioja) salió precisamente de una bodega rústica de piedra antigua. En los años posteriores la marca se afianza en el mercado y va sacando varias modalidades de vino, vinos blancos, rosados, rosado (garnacha), tintos, crianza, reserva, gran reserva y dominio. Unas bodegas con Denominación de Origen “La Rioja” situadas en Logroño.

En este caso el tempranillo de Campo Viejo es un vino de 13% de volumen de alcohol, muy compensado y fácil de digerir. Un vino que nada tiene que envidiar a ningún sucedáneo francés ni sudamericano. Un vino español muy correcto que puedes encontrar a veces en oferta a 2,99 euros en varios supermercados (nosotros lo compramos en LIDL y/o Mercadona). Además es de agradecer, por ejemplo, que el tapón sea de corcho; un material resistemte, tradicional y ecológico que ayuda a la conservación de la industria corchera de este país y al mantenimiento de nuestros bosques y de varios cientos de empleos que dan de comer a varias familias en nuestro país.


Si sois de los que compran vino para acompañar vuestras comidas o cenas (incluso de compromiso) no dudéis en darle una oportunidad a este vino. Sin duda os sorprenderá por su cuerpo y sabor en boca. No soy un gran sibarita del vino pero entre un vino de fuera y uno español jamás dudaré sobre cual será mi elección ¿y vosotros? ¿todavía dudáis de que el mejor vino del mundo es el de nuestro país? Pues comprad vino español y favoreceréis a una industria tradicional de la que sin duda podemos presumir con la cabeza bien alta. Podéis encontrar este vino de Rioja en la mayoría de supermercados y centros comerciales, afortunadamente es un vino muy extendido y fácil de encontrar.


Sal gruesa de cocina Leda: Salinera Española

Sal gruesa de cocina

Sal gruesa de cocina

Es evidente que hay veces en que nos es imposible comprar en supermercados 100% españoles, ya sea por economía o por distancia. Pero no por ello vamos a dejar de (incluso en dichos supermercados) consumir productos hechos en España. En este caso nos centramos en uno de los supermercados de descuento más conocidos: LIDL. En este supermercado, además de productos básicamente alemanes y franceses (ojo que hay mucho producto chino) también podemos encontrar productos hechos en España. Y la sal gruesa de cocina Leda es uno de ellos.

La marca de sal Leda pertenece a la empresa Salinera Española, S.A., una empresa que nació en 1878! y que desde entonces explota diversas salinas del territorio nacional. Actualmente el patrimonio de producción de la empresa lo conforman las Salinas de Ibiza y las de San Pedro del Pinatar (Murcia). La sal que produce la empresa se ha exportado a lo largo de los años a medio mundo, en parte gracias a la importancia que a mitad del siglo XX tenía para la industria pesquera. Actualmente países como Noruega, Dinamarca, Islandia o Reino Unido son destinatarios de gran parte de la producción de esta empresa. A nivel nacional la inversión que se ha hecho en las Salinas de San Pedro del Pinatar (Parque natural de las salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar) hacen que éstas se hayan convertido en una de las factorías más modernas y avanzadas de España en materia de alimentación y usos domésticos de la sal.

Las salinas de Ibiza y San Pedro del Pinatar están ubicadas en la cuenca del Mediterráneo, con la complicidad del sol y la brisa producen una sal de excelente calidad; ambas están integradas en parajes naturales y gran parte de la actividad que se realiza contribuye a garantizar su conservación y equilibrio, cumpliendo de esta manera una importante función ecológica.

La denominación exacta de este producto es “sal marina para alimentación tipo Grancilla“, y su composición es Cloruro Sódico (NaCl). El proceso de elaboración es de lo más sencillo y natural: partiendo del agua del mar y mediante un proceso de precipitación se obtiene el cloruro sódico, la sal se lava y limpia de impurezas, almacenándose al aire libre. Posteriormente se centrigufa y se somete al secado y cribado, posteriormente se envasa. La sal gruesa seca está especialmente recomendada para preparar todo tipo de recetas gastronómicas, y para ser utilizada en la cocina, mesa o salero. Siempre hay que tener la precaución de, después de su uso, cerrar bien el recipiente y conservarlo en un lugar seco, protegido de los rayos del sol.


Nosotros hemos encontrado y comprado este producto hecho en España en el supermercado LIDL, y el precio ronda los 0,35 euros. Una opción económica frente a otras marcas de origen extranjero disimuladas con marcas españolas. En la compra cotidiana hay que aprender a leer la información de los productos para asegurarnos de que estamos comprando productos españoles y así favorecer el crecimiento de nuestra industria y comercio.